Noticias Destacadas
Inicio / CURIOSIDADES / 7 errores muy comunes a la hora de alimentar a su bebé
7 errores muy comunes a la hora de alimentar a su bebé

7 errores muy comunes a la hora de alimentar a su bebé

Alimentar a un bebé puede ser tarea difícil, sobre todo para los padres primerizos. Esta lista de errores que normalmente se cometen puede guiarlo a hacer de esta experiencia algo más agradable y saludable para su familia y su hijo: 

 
1.- Obligarlos a comer
Si cree que obligar a su pequeño a comer algo que no le gusta es buena idea, piénselo dos veces. Ambos terminarán enojados y exhaustos. A la larga no querrán ni saber de la hora de la comida, y menos de comer. Mejor, no haga todo un show si decide no comer. Cuanto menos importancia le otorgue, menor será la reacción para la siguiente. Espere un poco y reinténtelo con una actitud positiva.
 
2.- Convertirte en cocinera de poca variedad
Con tal de complacer a los más quisquillosos en la mesa, muchos padres reducen el menú y las opciones que cocinan y así evitar discuesiones. A veces el motivo es que los pequeños no pasen hambre, no crezcan sanamente. Pero cocinar solo lo que quieren… mala idea. Mejor planee comidas con al menos un ingrediente que le encante al pequeño. Atrévase a mezclar ingredientes, a inventar sus propias recetas. ¿Quien sabe?, a lo mejor termina con “especialidades de la casa” que ni imaginaba.
 
3.- Insistir para que se terminen todo lo que hay en el plato
Por lo general los padres sirven porciones más grandes de las necesarias, o les dan algo para entretenerse (como un jugo) muy cerca de la hora de comer. Lo mejor es calcuar 1 cucharada de comida de cada platillo según la edad de tu hijo (cuando hay 2 o 3 platillos distintos). Así un bebé de 2 años recibiría 2 cucharadas de -digamos- zanhorias, 2 de arroz y 2 de pollo. También procure darles snacks al menos hora y media antes de las comidas. En lugar de enfocarse a que “limpien el plato”, aliéntelos para que coman hasta saciarse.
 
4.- Ignorar las preferencias de comida
Los pequeños suelen tener más papilas gustativas que los adultos (el doble casi), por lo cual la comida salada o picante, puede ser muy fuerte para ellos. Lo mismo pasa con los sabores amargos (como espinacas o brócoli). ¿Qué tal si mejor le presentas estas opciones al pequeño para que vaya experimentando con ellas?
 
5.- Rendirse antes de tiempo
No asuma que porque su hijo rechazó un platillo antes, lo rechazará siempre. Puede tomar hasta 20 veces de exponerlo a un mismo platillo para que lo acepte por completo. Vuélvale a preparar lo mismo y dele la oportunidad de experimentar con ello. Esto incluye que la toque con las manos, que se la meta a la boca y luego la escupa.
 
 
6.- Snacks inapropiados
Los snacks que le de a su hijo deben de ser nutritivos, y que los ayuden en su desarrollo. Las galletas o dulces solo son altos en grasas y calorías. Varíe los snacks, elija mejor algo de fruta, por ejemplo.
 
7.- Usar la comida como recompensa
“Si te portas bien, te toca postre”… Es tan típico, que hasta resulta normal, pero por lo general las recompensas, como en la frase, tienen que ver con azúcares y grasas. Además de que sin quererlo está incitando a hábitos alimenticios poco saludables. Utilizar los dulces, o alimentos azucarados, como recompensa provocan que el bebé entienda que esos alimentos son deseables, mientras las comida saludable no lo es. En lugar de ofrecerle postre por terminarse las verduras, ofrezcale una salida al parque, un baño de espuma, más tiempo de juego.
 

COMENTARIOS

Su comentario es importante

Facebook

Twitter